Ácido estomacal, ¿Exceso o déficit?

Sistema Digestivo

19 Enero 2017

En el siguiente artículo te explicamos si lo que sufres es verdaderamente exceso o déficit de ácido estomacal. Te explicamos los síntomas y que opciones tienes.

Estamos creados para comer alimentos ricos en enzimas (crudos), no procesados ni tampoco genéticamente manipulados y además de ello, debemos tomarnos el tiempo para masticarlos bien.

Si hiciéramos esto, la comida entraría en el estómago mezclada con enzimas digestivas. Estas enzimas entonces pueden "predigerir" la comida, en realidad pueden romper hasta en un 75% de su comida.

Sólo después de este período de "pre-digestión", el ácido clorhídrico y la pepsina son introducidos. El ácido inactiva todas las enzimas en los alimentos, y comienza su propia función de romper lo que queda de la comida en combinación con la enzima pepsina. Finalmente, este concentrado de alimento rico en nutrientes se mueve en el intestino delgado. Allí el ácido se neutraliza y se vuelven a introducir enzimas producidas por el páncreas para completar el proceso. Como se ha completado la digestión, los nutrientes pasan a través de la pared intestinal y el torrente sanguíneo.

Eso es lo que la naturaleza destina. Desafortunadamente, la mayoría de nosotros no vivimos nuestras vidas como la naturaleza pensó.

El procesamiento y la cocción destruyen las enzimas en los alimentos. (El calor sostenido de aproximadamente 350-400 grados centígrados). Esto significa que, para la mayoría de nosotros, los alimentos que entran en nuestro estómago tienen una grave deficiencia de enzimas. La comida se sienta allí durante una hora, como un bulto pesado, con el que no tendrá lugar la predigestión. Esto obliga al cuerpo a producir grandes cantidades de ácido del estómago en un intento de compensar. Además de fracasar en este intento (la mayor parte de la comida sigue entrando en el intestino delgado sin digerirse en gran medida), existe una consecuencia no deseada: un exceso de ácido estomacal que luego lleva a un déficit de ácido estomacal.

Un exceso de ácido estomacal

Esto es obvio. En un intento de compensar la falta de enzimas provenientes de los alimentos, el estómago produce una cantidad excesiva de ácido en el estómago para compensar, dando lugar a la indigestión ácida. Tomar antiácidos en realidad no resuelve el problema, sino que simplemente elimina uno de los síntomas. En consecuencia, al ingresar estos alimentos mal digeridos en el intestino, se producen gases, distensión abdominal, mala digestión, trastornos digestivos crónicos. Además el páncreas trata de compensar y produce enormes cantidades enzimas digestivas para uso en el intestino delgado. Todo esto se ve agravado por los alimentos no tolerados por el organismo como el gluten, el alcohol, alimentos con alto contenido de azúcar y estimulantes como la cafeína que puede duplicar la producción de ácido.

La solución más sencilla para la mayoría de las personas con exceso de ácido estomacal es tomar suplementos de enzimas digestivas que pueden digerir hasta un 70% de la comida en la fase de pre-ácido, eliminando así la necesidad de grandes cantidades de ácido del estómago y reduciendo el estrés del sistema digestivo.

En cualquier caso, los cambios dietéticos y suplementos de enzimas digestivas son susceptibles de producir resultados significativos, sin crear problemas más abajo en el tracto digestivo

Si pasas años obligando a su cuerpo a producir excesiva cantidad de ácido gástrico para compensar la falta de enzimas alimentarias, ¿cuáles crees que serán las consecuencias a largo plazo para tu estómago en términos de su capacidad de producir ácido?

Un déficit de ácido estomacal. ¡Bingo!

Con el tiempo, la capacidad del cuerpo para producir ácido en el estómago comienza a desvanecerse, por consiguiente disminuye la habilidad para procesar correctamente los alimentos en el estómago, teniendo profundas consecuencias sobre la salud.

A la edad de cuarenta años, el 40% de la población se ve afectada, y a la edad de sesenta años, un 50%. Una persona mayor de 40 años que visita a un doctor tiene alrededor de un 90% de probabilidad de tener el ácido del estómago bajo. Las consecuencias pueden incluir lo siguiente:

La digestión pobre. No hay ácido en el estómago suficiente para digerir los alimentos, no es la acidez suficiente para optimizar la enzima digestiva pepsina, lo que requiere un pH de alrededor de 2,0. Esto se traduce en una digestión parcial de los alimentos, dando lugar a gases, distensión abdominal, eructos, diarrea / estreñimiento, trastornos autoinmunes, enfermedades de la piel, artritis reumatoide, y una serie de trastornos intestinales tales como enfermedad de Crohn.

Se estima que el 80% de las personas con alergias a los alimentos sufren de algún grado de baja producción de ácido en el estómago.

Muchas vitaminas y minerales requieren el ácido del estómago adecuado para poder ser absorbidos adecuadamente, tales como calcio, hierro, vitamina B12 y ácido fólico. La vitamina B12, en particular, requiere del ácido del estómago suficiente para la correcta utilización. Sin el ácido, la deficiencia de B12 puede provocar graves malestares.

Con baja acidez y la presencia de alimentos no digeridos, bacterias dañinas son más propensas a colonizar el estómago e interferir con la digestión. Los niveles normales de ácido del estómago ayudan a mantener el sistema digestivo libre de bacterias y parásitos dañinos.

Es importante que conozcas los síntomas de baja acidez. Estos son:

- Distensión abdominal, eructos y flatulencia inmediatamente después de las comidas.

- Indigestión, diarrea o estreñimiento.

- Ardor de estómago.

¿Suena esto muy similar a la lista de los síntomas asociados con el exceso de ácido estomacal? Pues sí. Hasta el 95% de las personas que piensan que están sufriendo de exceso de ácido estomacal en realidad están sufriendo de la condición exactamente contraria. El uso de antiácidos se convierte en exactamente en un mal tratamiento, ya que agravan la condición subyacente, mientras que temporalmente enmascara los síntomas.

¿Soluciones?

  1. Los suplementos de enzimas digestivas favorecen la digestión reduciendo el esfuerzo del estómago para producir ácido y dándole tiempo para recuperar su actividad normal.
  2. Mezcle una cucharadita de vinagre de sidra de manzana con agua y un poco de miel y beber esto con cada comida. Usted puede aumentar gradualmente el vinagre hasta 3-4 cucharadas de agua si es necesario.
  3. La suplementación con betaína clorhidrato (HCL) de tabletas también puede ayudar. Solo se debe hacer bajo la supervisión de un profesional de la salud para evitar daños en el revestimiento del estómago.
  4. El uso del Plasma Marino como coadyuvante de la digestión es bien importante.

Si quieres saber si produces suficiente ácido gástrico haz click aquí

Referencia.

Miranda Moles Zulma, Mulet Pérez Agustín M, Gámez Escalona Martha M, Escobar Bernal Alfredo, Rodríguez Diéguez Margarita, López Almaguer Gustavo. Gastritis crónica antral por Helicobacter pylori en pacientes con y sin consumo de antiinflamatorios no esteroideos. ccm  [Internet]. 2015  Mar [citado  2016  Dic  14] ;  19( 1 ): 63-75. Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?=sci_arttext&pid=S1560-43812015000100007&lng=es.

PIDE
TU CITA
ONLINE