Plasma Marino: Agua con Salud

Plasma Marino: Agua con Salud

Tips y Recomendaciones

08 Junio 2017

 

El plasma marino con fines curativos se ha usado desde la antigüedad, recorando a  Eurípides cuando decía: “El mar cura todas las enfermedades”. Sin embargo, le debemos a Quinton (1866-1925) el redescubrimiento del mismo durante la época moderna, ese gran poder terapéutico del agua de mar, especialmente su uso oral o en forma de inyección. Quinton demostró a principio del siglo XX su eficacia real en el tratamiento de enfermedades graves y mortales como la deshidratación en el lactante, el cólera, la trepsia o grave desnutrición infantil. También demostró su gran utilidad en otras enfermedades como la dermatosis, la gastritis, las gastroenteritis crónicas etc.

En patologías crónicas, el aparato digestivo se encuentra maltratado por el abuso de azúcares, lácteos y harinas refinadas, también por el exceso de antibióticos y por la abundante presencia de xenobióticos alimentarios; la administración del plasma marino vía oral se convierte en un excelente coadyuvante que ayuda a fortalecer el intestino y suministrar muchos minerales al organismo.

El plasma marino se obtiene de la disolución de 30 ml. de agua de mar en 70 ml. de agua mineral. 

 


El uso vía oral del Plasma Marino tiene las siguientes cualidades medicinales:

 


Posología del Plasma Marino vía oral:


Uso prolongado del Plasma Marino:

 

El plasma marino no solo se recomienda a nivel terapéutico, sino que puede ser tomado de por vida a nivel preventivo. Al ser el intestino uno de los principales órganos inmunológicos del organismo, se consigue con el uso continuado por vía oral del plasma marino, un sistema inmune más competente (menos infecciones) y menos hiperactivo (menos problemas alérgicos y autoinmunes).

Entonces consumamos siempre ¡Agua con salud!. Cientos de beneficios entre ellos que es desintoxicante, limpiador y cicatrizante intestinal, multi-mineral, regulador del pH sanguíneo.

 

Sabiendo y entendiendo a profundidad lo anteriormente expuesto, cobran totalmente el sentido las palabras de Quinton y sus discípulos:

 

 “Somos un verdadero acuario marino viviente y nuestras células son los peces de este acuario…, de la calidad del agua depende la vida de esos peces”.

PIDE
TU CITA
ONLINE