¿Cómo recuperar tu salud Colorrectal?

¿Cómo recuperar tu salud Colorrectal?

Cáncer

27 Mayo 2017

El cáncer de colorrectal es la segunda causa de muerte por cáncer en los Estados Unidos. Es importante saber que solo el 10% de los cánceres son genéticos, lo cual significa que el restante 90% de los cánceres son debido a factores relacionados con el estilo de vida y con el ambiente, lo que los hace prevenibles. 

La alimentación juega un papel fundamental tanto en la prevención como el desarrollo del cáncer de colon. En general, existe una interrelación dinámica entre la microbiota intestinal y el riesgo de padecer este tipo de cáncer, que puede ser modificado por los componentes de la dieta y los comportamientos alimenticios.

 

La flora intestinal posee una serie de funciones fisiológicas que podrían estar relacionadas con el riesgo de padecer un cáncer colorrectal, como son el control de la proliferación y diferenciación de las células epiteliales, la producción de nutrientes esenciales y/o componentes bioactivos, la prevención del sobrecrecimiento de microorganismos patógenos y la estimulación de la inmunidad intestinal.

 

Los modificadores de la dieta, incluyendo el consumo de bacterias vivas (probióticos), constituyentes de alimentos indigeribles o poco digeribles tales como oligosacáridos (prebióticos) y polifenoles o ambos (simbióticos), se reconocen modificadores de los números y tipos de microbios y se ha informado que reducen el cáncer de colon.

 

¿Cómo podemos darle más salud a nuestro Colon? 

 

  1. Remueve tus sensibilidades alimentarias: existen alimentos que son difíciles de digerir para tu organismo, causan un intestino permeable, inflamación intestinal y en consecuencia; el desbalance de tu microbiota intestinal.
  2. Consume vegetales crucíferos: los mismos contienen sulforafano sustancias asociadas con la reducción del cáncer. Los vegetales crucíferos son la rúgula, brócoli, coliflor, coles de bruselas, col rizada, berza, repollo, rábano. De igual manera puedes comer todos, debido a que son la mejor fuente de fibra que mejoran el tránsito intestinal y la flora bacteriana. Adicionalmente contienen fitoquímicos que pueden reducir inflamación y eliminar sustancias cancerígenas.
  3. Ciruelas Pasas: una de las frutas que debes considerar para tu cuidado intestinal, debido a que no solo aportan fibra sino que contienen polifenoles que estimulan el crecimiento de la flora bacteriana.
  4. Plasma marino: el plasma marino es un multimineral que nutre tu intestino, combate el estreñimiento, y actúa como antiparasitario natural. Además tiene una función prebiótica, combatiendo la flora patógena y nutriendo la flora normal. Es un alcalinizador del medio interno, recordando que muchos cánceres se desarrollan en medio ácido.
  5. Evita las carnes procesadas: La OMS concluyó a finales de 2015 que la carne procesada puede causar cáncer colorrectal en los seres humanos, clasificándola como un cancerígeno del grupo 1. Las carnes procesadas son aquellas que son curadas a través del ahumado, curado, salado, o la adición de conservadores químicos. Esto incluye el tocino, jamón, pastrami, salami, pepperoni, etc. Estos también tienen nitratos artificiales que se convierten en nitrosamidas las cuales aumentan el riesgo de padecer cáncer.
  6. Reduce los carbohidratos en la dieta: estudios demuestran que dietas ricas en carbohidratos y más si son de alta carga glicémica, aumentan el riesgo de cáncer de colon. El consumo de estos producen un aumento de la insulina y con ello desencadena el  aumento de la proliferación de las células cancerígenas.
  7. Hacer ejercicio: Practicar ejercicios con regularidad, acumulando al menos 150 minutos a la semana de actividad física intensidad moderada (nadar, trotar, caminar, bailar) se relaciona con la disminución del 30% del riesgo de padecer cáncer de colon en comparación con las personas inactivas.

 

 


Referencias

 

PIDE
TU CITA
AQUÍ