La Espina Bífida y la Alimentación

Cerebro

21 Noviembre 2016

21 de Noviembre, Día Internacional de la Espina Bífida.

La espina bífida o mielodisplasia es una anomalía de origen multifactorial, frecuentemente congénita, que ocurre entre la tercera y cuarta semana del desarrollo embrionario y es producida por un cierre incompleto de los pliegues neurales y fusión defectuosa de los arcos vertebrales en el feto.

En las causas se presume la deficiencia de ácido fólico antes y durante el embarazo. Otra razón también se le atribuye a la exposición de rayos X durante el mismo.

La deficiencia de ácido fólico puede ocurrir cuando las necesidades del nutriente están aumentadas, su ingesta es inadecuada y por lo tanto no cubre el requerimiento de la madre ni del feto. A demás, existe mayor riesgo de que nazcan niños de bajo peso, prematuros.

Es por eso que en Nutriwhite te invitamos a prevenir la espina bífida de la siguiente manera:

  1. Teniendo un intestino sano, evitando los alimentos que te produzcan sensibilidad alimentaria e inflamación crónica. De esta forma podrás absorber los nutrientes de todos los alimentos que consumas e incluso de los multivitamínicos por completo.
  2. Antes de quedar embarazada asegúrate de tener niveles adecuados de todos los micronutrientes y sobretodo de ácido fólico en sangre, esto lo puedes lograr consumiendo diariamente alimentos ricos en folatos como:

Por cada 100 g de alimento:

  1. Durante el embarazo recuerda que debes tomar un suplemento de ácido fólico que cubra el requerimiento de este micronutriente, por lo menos 600 microgramos/día, y adicionalmente recuerda elegir alimentos ricos en folatos.

Recordando siempre que si tienes un intestino sano, la absorción de nutrientes siempre será satisfactoria, completa y podrás aprovechar todos los nutrientes de los alimentos en su plenitud.

Es por esto que en Nutriwhite nos interesa tu salud y la de tu intestino, ya que el análisis de cada caso debe ser particular e individual, y al momento de tomar una decisión terapéutica, es importante consultarlo con tu especialista.

Referencias:

PIDE
TU CITA
AQUÍ